Deborah Karter: Santo Domingo tan mío

No hay un lugar en el mundo entero que lo sienta tan mío, tan propio, tan directo a mí.


Es que soy de aquí, soy capitaleña: estas calles las conozco y ellas a mí. Solía soñar con verla crecer, desarrollarse, ampliarse como toda urbe internacional y hoy en día ver en lo que se ha convertido me inspira a trabajar con pasión en lo que me gusta. Proyectos como DominicanaModa, que ahora migró a una renovada Ciudad Colonial, me permiten disfrutar día y noche de la magia que nos brinda cada uno de sus rincones únicos. ¡No en vano es la Primada de América!